computacion en la nube
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn
El Cloud Computing define la tecnología que ofrece servicios completos de TI a través de la plataforma de internet. De forma que, todo el mundo puede acceder a esa plataforma no física, donde se encuentra toda la información, datos, etc, sin necesidad de una infraestructura.

 

Tipos de nube:

  1. Nube pública. Estas son administradas por terceras partes y tiene servidores externos al usuario. El usuario puede tener acceso a la aplicación de forma gratuita o de pago. El gasto de mantenimiento, la carga operacional y la seguridad de los datos corre a cargo de la empresa proveedora y el usuario paga un servicio de cloud por uso. Estas nubes tiene una gran capacidad de procesamiento y almacenamiento y son compartidas con otros clientes dentro de los data centers.
  2. Nube privada. Estas son administradas por el cliente y requieren una inversión inicial para la infraestructura ya que se encuentran localizadas en las instalaciones del cliente para una mayor seguridad y control de los datos, puesto que es él es el único que reside en ella. El cliente decide qué usuarios están autorizados a utilizar dicha infraestructura. Los gastos de mantenimiento los paga el propietario de la nube.
  3. Nube híbrida. Son una combinación de las nubes públicas y nubes privadas. Esto quiere decir que el usuario elige tener el control de las aplicaciones que considera más importantes y comparte aplicaciones que son de carácter secundario.
 
Contratar un servicio u otro depende de las necesidades del cliente o usuario. Si por ejemplo, nuestra empresa es una compañía que necesita una alta protección de datos, contrataremos la nube privada.
 
Ventajas:
  • Inversión mínima mediante una cuota de alquiler mensual por usuario.
  • Asegurar la protección de datos de la empresa con tecnología muy avanzada.
  • Su infraestructura informática en la nube (internet)
  • Rapidez en el trabajo.
  • La última tecnología siempre disponible.
  • Accesibilidad de la información.
  • Deslocalización del hardware y del software (oficina, móvil, hogar).