Cómo eliminar o reducir nuestro rastro en Internet
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

En la sociedad hiperconectada en la que vivimos, constantemente y muchas veces sin darnos cuenta, estamos dejando un rastro con datos sobre nuestros gustos, preferencias, etc…

Vamos a ver una serie de pautas o consejos que puedes seguir para intentar eliminar o reducir en lo posible ese rastro que vamos dejando en Internet.

Cada vez que navegamos por Internet, publicamos algo en las redes sociales, o hacemos una compra online se recopilan datos nuestros.

Puede que no nos preocupe o nos dé igual, pero es posible que queramos reducir lo máximo posible toda esa información sobre nosotros que circula por ahí.

Consejos para eliminar o reducir nuestra huella digital:

1/ Búsquedas en Internet

Todas las búsquedas que realizamos en Google, y las páginas web que visitamos hacen que se recopile cierta información relacionada con nosotros.

Se supone que es para mejorar nuestra experiencia de usuario, recibir publicidad personalizada y recomendarnos productos que nos pueden interesar…

Es recomendable cada cierto tiempo acceder a las opciones del navegador, borrar las cookies y el historial de navegación.

También podemos usar el modo incognito de nuestro navegador, que evita que queden reflejadas nuestras búsquedas y páginas visitadas, y elimina las cookies al salir.

2/ Redes sociales

Debemos tener claro que todo lo que publicamos en las redes sociales puede ser visto por los demás, y tener consecuencias negativas para nosotros.

Por ejemplo, si publicamos algo desafortunado o polémico en Twitter, es posible que no nos tengan en cuenta en un proceso de selección para un trabajo.

Por lo tanto, lo más importante es ser muy conscientes de lo que publicamos, limitar las personas que pueden verlo, y configurar las opciones de privacidad.

Si ya no utilizas una red social, lo mejor es intentar eliminar la cuenta, o por lo menos eliminar publicaciones antiguas que puedan tener efectos negativos.

3/ Correo electrónico

Puede ser una buena práctica crearse cuentas de correo alternativas, que podemos utilizar para registrarnos en sitios web que no vayamos a visitar a menudo.

Así evitarás utilizar datos y cuentas personales, minimizando tu huella digital.

Del mismo modo, si tienes alguna cuenta de correo que ya no utilices, puede ser una buena idea eliminarla.

Con respecto a los correos antiguos, puedes hacer una limpieza en profundidad y eliminar aquellos que no vayas a necesitar guardar.

4/ Extensiones del navegador

Puedes instalar algunas extensiones y plugins en tu navegador para proteger tu privacidad online, que ayudan a protegerte de webs fraudulentas y bloquean la publicidad no deseada.

5/ Utiliza una VPN para navegar

Puedes navegar con una VPN activada, para ocultar tu IP, encriptar los datos, y evitar que ciertas empresas monitoricen tu actividad en Internet.

Consulta el artículo que dedicamos en nuestro blog a las VPN en el siguiente enlace: https://omega2001.es/que-es-una-vpn-y-posibles-usos/

6/ Compras Online

Al crearnos una cuenta en cualquier tienda online (Amazon, eBay, El Corte Inglés…), les estamos facilitando mucha información sobre nosotros.

Saben nuestra dirección, nuestros gustos, y el número de nuestra tarjeta de crédito, entre otros datos.

Por lo tanto, en ocasiones es preferible eliminar nuestras cuentas de compras online, sobre todo cuando no las utilicemos o las utilicemos muy de vez en cuando.

También podemos conservar la cuenta, pero eliminar el medio de pago asociado, para evitar sustos innecesarios.

7/ Smartphone

El uso de los smartphones hace todavía más difícil eliminar nuestro rastro en Internet.

Los sistemas operativos actuales permiten gestionar fácilmente los permisos que le damos a las distintas aplicaciones, como puede ser acceder a nuestros contactos o a nuestra ubicación.

Una de las opciones que tenemos es desactivar la ubicación, para que no estemos en todo momento localizados y “controlados”.

Así mismo, podemos desinstalar determinadas aplicaciones de nuestros dispositivos, que recopilan información nuestra incluso aunque no las utilicemos.

Como conclusión, es muy difícil (por no decir imposible) eliminar por completo nuestra huella digital.

Pero siguiendo estos consejos, por lo menos conseguiremos reducir o limitar los datos personales e información sobre nosotros que circula por Internet.