• Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Entre los conceptos informáticos que es importante conocer, uno de los más conocidos y utilizados es el de router o enrutador.

Prácticamente todos tenemos en nuestra casa este tipo de dispositivos, y creemos que es recomendable conocer cómo funcionan y los diferentes tipos que existen.

A pesar de que es algo muy común, y que llevamos muchos años utilizándolo en nuestro día a día, puede que no todos conozcan realmente las características y funciones que lo hacen tan relevante.

Concepto de router

Un router es un dispositivo de red que actúa como punto de unión con el módem, y permite conectar nuestros dispositivos a Internet.

Es importante diferenciarlo del concepto de módem, ya que se trata de dos dispositivos diferentes.

La función del módem es modular y demodular la señal, traduce la señal que recibe en analógico y la envía en digital, para que los equipos puedan entenderla.

La función del router, por su parte, es recibir la información y expandirla a los distintos dispositivos que tengamos conectados a una determinada red.

Distribuye la señal y hace que llegue a los equipos, ya sea por cable o de manera inalámbrica mediante Wifi.

Un router asigna una dirección IP local a cada dispositivo, a diferencia del módem, que tiene una IP pública única.

Actualmente, la mayoría de routers que tenemos en nuestras casas llevan ya incorporado un módem, por lo que sólo será necesario tener el router para disponer de conexión a Internet.

Además, como vimos en otra entrada del blog, los routers más habituales suelen incluir una serie de puertos para conexión Ethernet, por lo que ya hacen la función de un switch.

Puedes consultarlo en el siguiente enlace:

https://omega2001.es/conceptos-informaticos-switch/

Tipos de router

Existen distintos tipos de router entre los que podemos elegir, según nuestras necesidades.

1/ Router tradicional

Son aquellos que utilizan conexión mediante cableado. Ya casi no se usan, y están limitados a conexiones físicas de cierto tamaño.

2/ Router wifi

Son los más utilizados en la actualidad, y los que casi todos tenemos en nuestros hogares.

Tienen antenas, que permiten la conexión a Internet de manera inalámbrica, además de mediante cable.

Conceptos informáticos: router
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Este es el tipo de router que casi todos tenemos en nuestros hogares

3/ Router USB

Sirven para conectarse a equipos que no disponen de una tarjeta de red que les permita establecer una conexión mediante cable Ethernet.

Otro tipo de router USB es aquel que se conecta a un equipo que ya está conectado a Internet, y permite compartir esa conexión de manera inalámbrica con otros equipos que se encuentren dentro de su alcance.

Hay otros tipos de router, como los perimetrales, los de distribución o los virtuales, pero no vemos necesario profundizar en cada uno de estos tipos.

Lo importante es tener en cuenta que, dependiendo del router que escojamos, sus características serán diferentes, principalmente en los siguientes aspectos:

a/ Alcance, cobertura, y velocidad de transferencia de los datos.

b/ Número de puertos de conexión disponibles.

c/ Cantidad de antenas (cuantas más tenga, el rendimiento será mejor).

d/ Compatibilidad con un mayor número de bandas, y con una versión de wifi superior.

e/ Mayores opciones de configuración.

f/ Capacidad de conexiones simultáneas.

g/ Prestaciones relacionadas con la seguridad.

h/ Posibilidad de disponer de puertos USB.

Aspectos que debes tener en cuenta

Para garantizar un buen funcionamiento del router, hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

1/ Actualizaciones

Hay que intentar tenerlo actualizado a la última versión de firmware disponible, lo que permitirá un mejor rendimiento, y corregir posibles problemas de seguridad.

2/ Seguridad

Es importante utilizar una contraseña lo más segura posible, combinando letras mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.

3/ Ubicación

El lugar donde coloquemos el router será importante a efectos de garantizar su correcto funcionamiento.

Debemos colocarlo de tal forma que la señal y cobertura lleguen correctamente a los distintos rincones de la casa o lugar desde donde necesitemos conectarnos.

En caso de que no llegue bien a determinados lugares, podemos usar un dispositivo repetidor de señal wifi o PLC para mejorar la señal.

Eso sí, hay que intentar no colocarlos cerca de otros aparatos, en sitios con incidencia directa de la luz del sol, o en lugares con gran humedad.

Teniendo en cuenta estos aspectos, conseguirás un mejor rendimiento de tu router.

Para un uso doméstico, normalmente tendremos suficiente con el router que nos proporcione nuestro proveedor de Internet.

Pero, en caso de necesitar unas prestaciones y características superiores, podremos optar por otro tipo de dispositivo más potente.

De tu elección dependerá la calidad de la conexión, y dispondrás de mayores opciones de configuración para conseguir una experiencia óptima.