• Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Uno de los dispositivos tecnológicos que está teniendo mayor auge en el último año son los altavoces inteligentes. Se trata de dispositivos que tienen integrado un asistente virtual, y mediante comandos de voz, cada vez con un lenguaje más natural, podemos solicitarles que hagan determinadas acciones por nosotros. La idea es que lo mismo que le pides a Siri o a Google en tu móvil, lo hagas en tu casa a través de ese altavoz que preside la habitación donde lo tengas colocado, lanzando una pregunta u orden al aire.

Los principales asistentes virtuales actualmente son Google Assistant, Alexa (Amazon), Siri (Apple), Cortana (Microsoft) y Bixby (Samsung).

Vamos a hacer un breve repaso a los principales dispositivos de este tipo que podemos encontrar en el mercado:

  • Amazon Echo: fue lanzado en 2015 por Amazon, por lo que lleva integrado el asistente virtual Alexa. Actualmente está a la venta su segunda generación. En 2017 lanzaron el Amazon Echo Show, que incorporaba una pantalla de 7 pulgadas. Amazon ocupa el trono mundial en cuanto a ventas de este tipo de dispositivos.
  • Google Home y Google Home Mini: fueron lanzados en 2016, pero han llegado a España este mismo año. Se diferencian por el diseño y tamaño y, como consecuencia de eso, por la calidad de sonido de sus altavoces (menor calidad y potencia en el Mini). Llevan integrado Google Assistant.
  • Apple Homepod: lleva integrado el asistente Siri. Destaca por la elegancia de su diseño y por la calidad de sonido del altavoz, aunque a día de hoy Siri está por detrás de otros asistentes en cuanto a reconocimiento del lenguaje natural.
  • Sonos One: se caracteriza por la calidad de su sonido, aunque habrá que esperar unos meses para que sea compatible con el asistente de Google.
  • Samsung Galaxy Home: fue anunciado en Agosto, y todavía no tiene fecha de lanzamiento confirmada. Lleva integrado Bixby.
  • Siguen apareciendo nuevos dispositivos de este tipo, de marcas como Xiaomi o Alibaba (el gigante chino del comercio electrónico), y dependiendo del éxito que tengan, seguramente se lanzarán muchos más.

Para solicitar al dispositivo que realice alguna acción, es necesario despertarle diciendo “Ok Google”, “Hey Siri” o el comando de voz correspondiente al asistente. Vamos a ver algunas de las acciones que podemos realizar con estos dispositivos. Dependiendo del dispositivo funcionarán o no funcionarán determinadas acciones, y lo harán en ocasiones con aplicaciones diferentes:

  • Reproducir música en el altavoz o en un dispositivo compatible, en aplicaciones como Spotify, Youtube, Apple Music, Google Play Music.
  • Reproducir contenidos en tu televisión (por ej. decirle que reproduzca una serie de Netflix).
  • Hacerle preguntas relacionadas con el tiempo que va a hacer, con el tráfico que me voy a encontrar en mi camino al trabajo, y con cualquier información que me interese conocer sobre personas, lugares, etc.
  • Decirle que programe un temporizador o que ponga una alarma a una hora determinada.
  • Añadir eventos en el calendario o pedirle que añada algo a la lista de la compra.
  • Controlar el hogar conectado. Si tienes dispositivos inteligentes en el hogar (bombillas, televisiones, enchufes, etc.), puedes controlarlos fácilmente desde el propio altavoz (decirle que encienda una luz, por ejemplo).
  • Traducir a diferentes idiomas, buscar restaurantes, pedirle que te lea las últimas noticias, y otras muchas acciones, que según se vayan actualizando los asistentes, se irán incrementando con el paso del tiempo.

Junto con los altavoces inteligentes “normales”, también hay algunos dispositivos de este tipo con pantalla (como el Amazon Echo Show del que he hablado antes, Lenovo Smart Display, JBL LINK View, se rumorea que Google va a lanzar su propio altavoz inteligente con pantalla, etc…). Estos dispositivos, además de las funciones que hemos visto, y gracias a que tienen una pantalla táctil, permiten también otras acciones, como reproducir vídeos directamente, hacer videollamadas, ver imágenes relacionadas con la información solicitada, seguir recetas paso a paso, etc…

En un mundo cada vez más interconectado, será cada vez más frecuente que la gente disponga de este tipo de dispositivos en sus casas, propiciando un avance en el llamado “internet de las cosas”, posibilitando controlar el horno, las luces, las persianas, y cada vez más cosas de nuestro hogar a través de nuestra voz.

Como contrapartida, para poder cumplir su función, estos dispositivos tienen el micrófono activado permanentemente (salvo que lo apagues). Esto quiere decir que dicho gadget tiene acceso a tus conversaciones y a lo que se oye en tu casa. Esto puede hacer que determinados usuarios se vean intimidados por la falta de privacidad. En mi opinión, en un mundo en el que vivimos “pegados” a un móvil, a un ordenador o a un smartwatch, que también tienen micrófonos integrados y conexión a internet, ya hace tiempo que “perdimos” la privacidad, o sea que no veo motivo para preocuparse en exceso.  Además, y siempre que cumplan con lo que prometen, las empresas que están detrás de estos dispositivos nos aseguran que, cuando está activo, el altavoz solo transmite a los servidores las palabras pronunciadas tras el comando de activación. El resto de sonidos y conversaciones no se transmiten, en ningún momento, a los servidores. Por lo tanto, la privacidad no debería ser un problema en este tipo de altavoces conectados.