mantenimiento informatico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Puede ser el paso del tiempo o problemas en el software o hardware, lo que hace que un ordenador sea lento. En definitiva es una situación que queremos evitar en la medida de la posible porque en la mayoría de las ocasiones es un impedimento para poder realizar nuestro trabajo con la agilidad que esperamos.

De las innumerables situaciones que se pueden dar para que un ordenador sea lento, estas son algunas de las más importantes por las que nos podemos ver afectados:

Virus: al contagiar tu ordenador también provoca que este trabaje con lentitud. En este caso hay que actuar rápido  para evitar que este se propague. Para confirmar que esta es la causa de que nuestro ordenador no trabaje correctamente tenemos las herramientas de antivirus, antimalware, etc. Algunas de ellas son McAfee antivirus, Norton antivirus, malware bytes, etc. Una solución para anticiparnos a este problema sería disponer de un antivirus de calidad, como los que hemos mencionado antes. En numerosas ocasiones aunque tenemos antivirus en nuestro ordenador este se puede contagiar igualmente, bien porque el antivirus no esta actualizado, no es de buena calidad y solo protege el ordenador de manera parcial, otro de los motivos puede ser que el virus por el que hemos sido infectados es tan nuevo que todavía no es reconocido por el antivirus.

Programas trabajando en segundo plano que estarían consumiendo recursos. Deberíamos comprobar que el software que estamos ejecutando en nuestro equipo, nos es útil para nuestras tareas del día a día y desinstalar todo el software obsoleto y que ya no usamos.

Ocupación de espacio en disco: Por la acumulación de muchos datos en el disco duro, el sistema puede no tener suficiente espacio libre para trabajar normalmente. Para resolver este problema  debemos eliminar datos inservibles del disco. Por otra parte también podemos utilizar las herramientas de limpieza que ofrece Microsoft u otros programas especializados.

Temperatura del sistema: una temperatura elevada del sistema puede ser la causa de lentitud en el equipo. Los equipos informáticos tienen en su interior sensores de temperatura que evitan la destrucción de sus componentes, cuando la temperatura es elevada estos componentes bajan su rendimiento llegando incluso a parar el sistema. La suciedad en los componentes y sistemas de disipación, pueden provocar que el equipo no sea capaz de bajar su temperatura y provocar el escenario anterior.

Falta de recursos hardware

  • velocidad de procesador: cada día las herramientas software son más potentes y requieren mayor potencia del hardware que las ejecuta, el procesador es el componente principal de nuestro equipo. Constantemente se están fabricando procesadores de mayor potencia indicados para ir trabajando con el nuevo software  que se desarrolla.
  • falta de RAM: al ejecutar un programa este utiliza una parte de memoria RAM dependiendo de la complejidad del software. Accediendo al administrador de programas comprobaremos cuanta memoria usa cada programa. La ralentización del equipo podrá ser provocada por uno o varios programas que estén consumiendo la memoria RAM. Esta memoria puede ser ampliada mediante la instalación de módulos adicionales.
 
Dispositivos deteriorados por su uso
  • discos duros que van lentos: los discos duros son uno de los pocos componentes de nuestro equipo con piezas móviles (motores, cabezas, etc.). Como toda pieza móvil tiene desgaste por su uso, lo que causará que poco a poco estas piezas pierdan velocidad. Los nuevos discos duros SSD evitan este problema, ya que en ellos desaparecen todas las piezas móviles sustituyéndolas por circuitos integrados de memoria.
  • procesadores que van lentos: en ocasiones algunos procesadores que han sido sometidos a altas temperaturas, presentan fallos de velocidad. Desgraciadamente este escenario solo lo podemos solventar sustituyendo el componente.