• Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Una de las funciones que cumple o debería cumplir la tecnología es hacernos la vida más fácil, cómoda y divertida. Uno de los reflejos de esta idea serían los sistemas de pago a través del móvil. Actualmente es posible dejarse la cartera olvidada en casa y aun así puedes comprar utilizando el móvil. Para ello son necesarios unos requisitos, no todos los móviles permiten el pago a través de ellos.

El primer requisito es que tu móvil debe disponer de NFC (Near Field Communication), una tecnología inalámbrica de corto alcance para intercambiar datos entre dispositivos. Esta tecnología se caracteriza por la velocidad de comunicación, que es casi instantánea sin necesidad de emparejamiento previo. Sin embargo, su alcance es muy reducido, pues se mueve como máximo en un rango de los 20 cm. Gracias a ella podremos realizar la transacción bancaria con el terminal de punto de venta (TPV) de la tienda o comercio. Actualmente, la mayoría de los móviles de gama media y alta disponen de NFC.

En segundo lugar, el terminal de punto de venta (TPV) del comercio debe ser compatible y ser contactless. Un gran porcentaje de TPVs instalados en España tienen esta característica, por lo que es un requisito que se cumple en la mayoría de los casos.

Se requiere tener instalada en el móvil una determinada versión del sistema operativo. En Android hay que tener instalada como mínimo la versión de Android 4.4 o superior.

Es necesario también tener instalada en el móvil alguna aplicación que permita el pago. Estas apps permiten añadir las tarjetas de crédito o débito de las entidades bancarias compatibles, para así hacer posible el pago. Algunas de las aplicaciones más conocidas son:

Android Pay: sólo para móviles con Android. A día de hoy es compatible con American Express, BBVA, Openbank de Grupo Santander y Ticket Restaurant.

Apple Pay: sólo para móviles con iOS. Es compatible con American Express, CaixaBank, Santander, Openbank, Ticket Restaurant.

Samsung Pay: permite el pago con determinados móviles de la marca surcoreana. Al igual que los dos anteriores, su compatibilidad se limita a determinadas entidades bancarias.

Se supone que en el futuro se ampliará el número de bancos compatibles con estas aplicaciones.

Asimismo, muchos bancos y operadores móviles disponen también de sus propias aplicaciones para pagar con el móvil. Algunas de las más conocidas son Bankia Wallet, BBVA Wallet, Vodafone Wallet, Orange Cash

Una de las mayores preocupaciones que puede tener el usuario a la hora de utilizar el móvil para realizar pagos es el tema de la seguridad. En caso de perder el móvil o de que te lo roben, algunas apps permiten acceder y bloquear la aplicación con un PIN o clave personal. También puedes configurar las preferencias y hacer que te pidan el PIN para cualquier transacción o sólo para compras superiores a 20€. Podrías también llamar o acudir al banco (o a la operadora, dependiendo del servicio) para cancelar la aplicación en el momento.

Los lectores de huellas que incorporan muchos de los móviles actuales también contribuyen a aumentar la seguridad a la hora de utilizar estos servicios de pago, así como la encriptación de los datos.

Aunque a día de hoy todavía poca gente utiliza el móvil para pagar, cada vez se ve a más personas que utilizan este sistema de pago, y con el tiempo lo veremos como algo normal. Lo importante es que los usuarios tengamos la opción de elegir si queremos pagar de la forma “tradicional” o  si preferimos abrazar esta nueva forma de pago.