• Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn

Al igual que hicimos en el caso de los ordenadores, vamos a hablar de los principales sistemas operativos utilizados en los dispositivos móviles. A diferencia de los de ordenador, son más simples y están orientados hacia la conectividad inalámbrica y a necesidades específicas. Es lo que hace posible que podamos utilizar las aplicaciones y que funcionen correctamente.

Actualmente prácticamente se reparten todo el mercado Android e iOS. Han existido otros sistemas operativos móviles, como Windows Phone, Blackberry OS, Symbian OS… pero se trata de sistemas operativos residuales o que han desaparecido casi por completo.

Por lo tanto, nos centraremos en Android e iOS, intentando describir sus principales características, así como las diferencias entre ellos.

  • Android: se trata del SO más extendido y popular, ya que lo utilizan multitud de fabricantes (Samsung, LG, Huawei, Nokia, Xiaomi y un largo etcétera) en productos como teléfonos móviles, tablets, relojes inteligentes, televisiones, coches…

Fue desarrollado por una empresa llamada Android Inc., que fue comprada por Google. El primer móvil que  lo utilizó fue el HTC Dream, en el año 2008. Desde su nacimiento ha tenido muchas versiones, todas bautizadas con el nombre de dulces (Donut, Ice Cream Sandwich, KitKat, Lollipop, Marshmallow…), hasta llegar a la versión actual, que es la 8.1 y se denomina Android Oreo. Hace poco se ha liberado la beta de la nueva versión, la 9.0, pero todavía no se conoce el nombre que llevará. Se espera que se libere en agosto.

Es un SO que está basado en Linux, lo que hace que su filosofía parte de ser un entorno abierto para que cualquier programador y fabricante pueda modificarlo a su gusto para posteriormente distribuirlo. Esa es una de sus grandes diferencias con iOS, una mayor libertad a la hora de personalizar los iconos, el tipo de fuente utilizado y otras posibilidades que iOS no permite.

Hasta hace pocas versiones, existía una gran diferencia de rendimiento entre Android e iOS, debido entre otros motivos a la fragmentación en Android. Android ha sido criticado muchas veces por la fragmentación que sufren sus terminales, al no ser soportado con actualizaciones constantes por los distintos fabricantes. A día de hoy este problema sigue existiendo, y sólo los propios teléfonos de Google, o los de gama alta de otros fabricantes suelen actualizar sus móviles a la última versión, privando a los otros de las nuevas características que se van implementando, y también, lo que es más grave, de las actualizaciones de seguridad.

En las últimas versiones, salvo que se trate de móviles de gama media y baja (y, por lo tanto, de precio bastante menor), las diferencias de rendimiento entre ambos sistemas operativos son casi inexistentes.

Otras características que definen este SO son la utilización de Google Assistant, la existencia de un cajón de aplicaciones (que hace que sólo se vean en el escritorio las aplicaciones que tú decidas), una mejor gestión de las notificaciones, la utilización de las aplicaciones propias de Google (Gmail, calendario, Google Drive…).

  • iOS: es el SO desarrollado por Apple para los iPhone y iPad, y empezó a utilizarse en el año 2007. La versión actual es iOS 11, aunque ya se ha anunciado iOS 12 (enfocada sobre todo a mejoras de rendimiento), y que no tardará mucho en lanzarse.

Una de sus principales diferencias con Android es que iOS sólo lo utilizan los productos de Apple (iPhone y iPad), creando una combinación casi perfecta entre hardware y software, lo que hace que tengan un rendimiento excelente.

Para conseguir esa fluidez, Apple ha optado por un SO más “cerrado” y con menos opciones de personalización que Android.

Esto enlaza con uno de los puntos débiles de iOS, que es la dependencia de iTunes para sincronizar los datos. El hecho de no poder conectarlo por USB y gestionar el móvil como si fuera un dispositivo más puede resultar frustrante. En este sentido, iOS todavía tiene mucho que aprender de Android.

Actualmente, las mayores diferencias entre ambos SO se pueden apreciar sobre todo en el ámbito de las tablets. iOS 11 supuso una serie de mejoras y cambios importantes en el uso del iPad, como la existencia de un dock con las aplicaciones más utilizadas por el usuario, nuevos gestos para la multitarea y para arrastrar archivos entre aplicaciones, …

Así mismo, existen multitud de aplicaciones desarrolladas específicamente para el iPad, para aprovechar el mayor tamaño de la pantalla respecto del iPhone, cosa que no ocurre con las aplicaciones para tablets Android, que en la mayoría de casos simplemente de reescalan para adaptarse al mayor tamaño de la pantalla, sin incorporar otras funciones.

iOS se caracteriza además por la utilización del asistente virtual Siri, la no existencia de cajón de aplicaciones (lo que hace que todas las apps estén en el escritorio, pudiendo organizarlas en carpetas), con iOS 12 se espera que den un gran paso en la gestión de las notificaciones (permitiendo agruparlas, entre otras mejoras), la utilización de las aplicaciones propias de Apple (Safari, iCloud, Mensajes, …).

En resumen y para concluir, la elección entre un SO u otro, tal y como vimos en el caso de los ordenadores, dependerá de los gustos personales de cada usuario y de cómo prefieran interactuar con sus dispositivos, así como de la cantidad de dinero que estén dispuestos a gastarse, ya que, en términos de usabilidad, actualmente ambos están a un nivel similar.