redactar email
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIn
En estos días, a pesar de la importancia que están cobrando otros medios de comunicación el correo electrónico no deja de ser indispensable para la comunicación, específicamente  en el ámbito laboral.

 

 
 

Lo primero que hay que tener claro es la estructura de un email:

  • Título: Breve y directo.
  • Encabezado: Dependiendo de a quién nos dirijamos o el tipo de email (formal, informal o semi formal) usaremos un saludo u otro. Por ejemplo, Muy Sr/a. Nuestro/a, Estimado…, Buenos días/tardes, etc.
  • Cuerpo: Debe de ser conciso, de forma que la idea principal aparezca en el primer párrafo y desarrollando esta idea con la mayor claridad y brevedad posible, con el objetivo de que el receptor del mensaje capte la idea en un primer vistazo.
  • Despedida: Sea cual sea el motivo del email es importante despedirnos. Al igual que el saludo depende de a quién nos dirijamos y del tipo de email. Por ejemplo, un saludo, un cordial saludo, atentamente, a la espera de sus noticias reciba un cordial saludo, etc, siempre seguido de nuestro nombre o una firma en la que constarán los siguientes elementos: nombre, organización y enlaces a nuestra página web, blog o email.
 
Finalmente, no hay que olvidarse de revisar el mensaje. Para constatar que este con un lenguaje correcto, sin faltas de ortografía, un tipo de letra adecuado y que se cumplan todos los requisitos anteriormente nombrados.
 

Todo esto es de vital importancia porque es nuestra carta de presentación y debemos de dar una imagen de profesionalidad.